Bonificación del 99% en el impuesto sobre sucesiones y donaciones también en Castilla y León

Castilla y León llega muy, pero que muy tarde, a la fiscalidad madrileña. Pero nunca es tarde, si la dicha es buena. Ha aprobado la LEY 3/2021, de 3 de mayo, por la que se modifica el texto refundido de las disposiciones legales de la Comunidad de Castilla y León en materia de tributos propios y cedidos, aprobado por el Decreto Legislativo 1/2013, de 12 de septiembre.

Se apunta tarde a la solución madrileña, que no es otra que la libertad económica, la demanda social para exigir a los poderes públicos que disminuyan la presión y el esfuerzo fiscal en relación con este impuesto, y establece un sistema fiscal más favorable, eliminándolo prácticamente entre familiares directos.

En la modalidad de sucesiones añade un artículo 17.bis en el texto refundido para recoger una bonificación del 99 por 100 de la cuota íntegra del impuesto en las adquisiciones efectuadas por el cónyuge, descendientes o adoptados, o ascendientes o adoptantes y mantiene la reducción variable por parentesco de 400.000 euros en la base imponible para no perjudicar las adquisiciones de familiares directos hasta esa cuantía, pues si se suprimiera pasarían de no tributar a hacerlo al 1 por 100.

En la modalidad de donaciones, añade un artículo 20.bis en el texto refundido para recoger una bonificación del 99 por 100 de la cuota íntegra del impuesto en las adquisiciones efectuadas por el cónyuge, descendientes o adoptados, o ascendientes o adoptantes.

Haga pronto sus donaciones porque el gobierno socialista del Estado, enemigo de la libertad económica, ha anunciado una reforma global del impuesto sobre sucesiones y donaciones para que ninguna comunidad autónoma tenga libertad para bonificar y para que todo el mundo pague lo mismo. O sea, para que nadie pueda hacer uso de esta bonificación autonómica. CORRA O HACIENDA SERÁ SU HEREDERA.

Si necesita asesoramiento, llámenos al 91 5767979 o use el formulario: