Expropiación tácita a los accionistas de Talgo y Telefónica

El sometimiento de las operaciones de control societario de las sociedades que cotizan en los mercados de valores es una vieja cuestión, que ya se planteó en 2002 en parecidos términos para evitar que las empresas privatizadas pasasen a manos extranjeras (“golden share”). Rodrigo Rato lo arregló muy bien en beneficio de los accionistas minoritarios. Pero ahora lo que está pasando es pura socialización: “exprópiese”. El gobierno, con base en una norma dictada sólo para la pandemia y con la exclusiva finalidad de evitar los efectos de ésta, se apropia sin indemnización, mediante un decreto-ley, del derecho de los accionistas minoritarios a cambiar el control de las empresas cotizadas, declarándolas estratégicas. Y luego, “si quiere, que recurra”. Es como cuando tienes una casa valiosa, porque está diseñada por un artista célebre, y te la declaran BIC, o sea, te la expropian sin indemnización, “para disfrute del Pueblo” (que nada paga).

Los recursos que se planteen por la vía interna contra la aplicación de este Decreto-ley no van a ninguna parte: tardarán mucho y los jueces, que son más socialistas que los políticos, difícilmente le darán la razón.

Esto hay que llevarlo ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, y por eso quienes padezcan esta desdicha están de suerte, porque para casos como este hay ya bastantes precedentes jurisprudenciales. Si es accionista de Talgo o de Telefónica llámenos (915767979) o use el WhatsApp.

El TJUE sentencia a medias sobre la suspensión de los contratos administrativos

El TJUE sentencia a medias sobre la suspensión de los contratos administrativos

La Sala 4.ª del Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dictado la Sentencia el 18 de enero de 2024 en el asunto C 303/22, indicando que la Directiva 89/665/CEE no se opone a una normativa nacional que prohíbe al poder adjudicador celebrar un contrato público únicamente hasta la fecha en que el órgano administrativo se pronuncie sobre el recurso interpuesto contra la decisión de adjudicación de ese contrato, y añade que “si se interpone tal recurso, la suspensión de la celebración de ese contrato debe mantenerse hasta que el órgano jurisdiccional que conozca del asunto se haya pronunciado sobre el citado recurso”. Pero esto último no lo incorpora al fallo.

Abrir chat
1
Díganos qué necesita
Desde Coello de Portugal Abogados le damos la bienvenida. Utilice su WhatsApp para consultas y presupuestos:
×