Planifique su pleito

Spread the love

Se puede encontrar usted con una buena broma si le condenan en costas. Antes de litigar le recomendamos que haga una estimación de lo que puede costarle. Si no, no se meta.

Para meterle en un pleito antes le haremos una estimación de costes. A nosotros nos gusta ir a resultados medianto un pequeño fijo. Eso para usted es mucho más barato ahora y menos gravoso cuando ganemos. Pero podemos perder el pleito. Cuando se litiga a éxito lo que acaba pasando es que sólo te encargan casos difíciles, muy difíciles. Y el riesgo de perder existe. Debe usted meterlo en la ecuación, porque nosotros no pagamos las costas: las paga usted.

Las costas incluyen el abogado de la parte contraria, el procurador de la parte contraria, los peritos de la parte contraria y las tasas judiciales por lo menos. Y además nadie sabe a ciencia cierta cuáles son las costas que habrá que pagar. Es muy difícil hacer una estimación.

También cuando se litiga contra el Estado. Los litigios contra el Estado son muchas veces sobre asuntos de una ENORME cuantía porque el Estado trabaja con grandes bases imponibles. Hay que rezar para que el Tribunal fije unas costas benévolas si no estima la demanda, porque no hay reglas para la fijación de las costas y pueden poner lo que les dé la gana. Dicho esto, también es cierto que, en proporción, suelen ser muy inferiores a las del orden civil.

La injusticia y el imperio de la arbitrariedad es el agua procelosa en la que navegan las administraciones públicas. Ellos hacen la ley y por tanto usted paga dos veces por el abogado del Estado. Primero con sus impuestos y luego con la condena en costas. Es una FUERTÍSIMA barrera de entrada para litigar contra el Estado. Pero por eso lo hacen: para que usted se someta, para que no recurra.

No queremos engañarle. Los Tribunales son una SELVA y usted no está seguro en ningún caso. Ni siquiera yendo de nuestra mano. Que nadie le engañe: todo pleito tiene un fuerte grado de incertidumbre. Lo sabemos bien, porque ganamos muchos, y debe ser por casualidad. Eso nos dice siempre… la parte contraria.

Por eso le recomendamos que trabaje con nosotros: le haremos una planificación financiera de su pleito. Y recomendamos a la parte contraria que, si litiga con nosotros, también lo haga, porque su probabilidad de perder es más alta que la nuestra.