Publicado el

¿Se ha quedado sin la vivienda y sin el anticipo? A veces es posible recuperar el dinero pagado.

ruinaHa surgido cierta escandalera por el hecho de que los bancos tengan que responder de los dineros depositados por promotoras quebradas que habían solicitado anticipos (“señales, arras”) a los compradores.

El caso es frecuente: un comprador suscribe con una promotora un contrato de opción de compra, o paga unas arras, o da una señal o −como como quieran llamarlo− entrega un anticipo para comprar una vivienda. En su caso se van entregando más cantidades a cuenta del precio final. La promotora va ingresando el dinero en el banco. Luego la promotora quiebra y el comprador se queda sin la vivienda (que no se construye) y sin el dinero (que lo tiene la promotora). ¿Se puede hacer algo?

Sí se puede. La ley 57/1968, que estuvo en vigor hasta el 1.1.2016, obligaba a casi todos los promotores de viviendas que recibieron dinero a cuenta de la construcción a percibir los anticipos en una cuenta bancaria especial, con separación de cualquier otra clase de fondos pertenecientes al promotor, sin que el depositario pudiera disponer de este dinero para ninguna finalidad que no fuera la construcción de las viviendas, y a garantizar la devolución de las cantidades entregadas más el seis por ciento de interés anual, mediante un contrato de seguro o por aval bancario solidario.

Además de estas obligaciones para el promotor, hay dos obligaciones para el banco: si el banco admite ingresos de los compradores en una cuenta del promotor sin exigir la apertura de una cuenta especial, responde frente a los compradores por el total de las cantidades anticipadas por éstos en cualquier cuenta abierta en ese banco. Y además, el banco queda obligado a exigir el seguro o el aval. Y si no hay seguro o aval, el avalista es él.

Por tanto, si se da el caso aunque la promotora haya desaparecido todavía se puede demandar al banco. Respecto de esta última obligación, el Tribunal Supremo ha sido muy claro: si se incumple en cualquier aspecto, el avalista es el banco. En términos técnicos: en las compraventas de viviendas que se rigieron por esta ley, las entidades de crédito que hayan admitido ingresos de los compradores en una cuenta del promotor sin exigir la apertura de una cuenta especial y la correspondiente garantía, responden frente a los compradores por el total de las cantidades anticipadas por los compradores e ingresadas en la cuenta o cuentas que el promotor tenga abiertas en dicha entidad.

La Ley 57/1968 ha sido derogada con efectos 1 de enero de 2016. Ahora los requisitos son otros. Pero si usted antes de esa fecha ha hecho pagos a promotores y se ha quedado sin la vivienda y sin el dinero, llámenos (91 5767979) o use el formulario siguiente:

Su nombre (obligatorio):

Su dirección de correo electrónico (obligatorio):

Su teléfono (obligatorio):

Importe total pagado al promotor (obligatorio):

Sus ideas (indíquenos cualquier otra cosa que se le ocurra y que considere útil para el caso):