Spread the love
¿Es fácil litigar con las administraciones públicas?
Las administraciones públicas no negocian
La quintaesencia de la burocracia son las administraciones públicas. Es todo muy sencillo: el estado impone su criterio y el ciudadano “si quiere que recurra”. Es muy difícil negociar con las comunidades autónomas o los ayuntamientos. Desde luego se puede. Pero no es fácil.
Las administraciones públicas no litigan igual que usted. Tienen privilegios.
Cuando usted va a los tribunales contra el estado o contra su ayuntamiento, tiene todas las de perder si no sabe moverse. Los privilegios procesales de las administraciones públicas son incontables.
¿Las administraciones públicas tienen también pleitos civiles?
Si tienen, y no pocos, pero las administraciones públicas son también los que hacen los proyectos de ley y se ocupan continuamente de que se mande a la jurisdicción contencioso-administrativa todo lo que se pueda.
Las administraciones públicas ejecutan
Lo primero que notará si no hace caso a la AEAT es que le llegará una providencia de apremio. Usted no pague y verá. Y sobre todo: recurra y verá. Le van a cobrar igual. A menos que consiga la suspensión del acto. Cada día es más difícil. Nosotros le ayudamos.
Las administraciones públicas litigan en una jurisdicción especial
Si usted litiga con su vecino, va al juez de lo civil. Si una administración litiga, va a un juez especial. Es más: a una jurisdicción especial. Es nuestra opinión, fundada en la experiencia, que la mayoría de estos jueces son estatalistas y se ponen muy fácilmente de parte del más fuerte: el Estado.
¿El abogado del estado tiene que contestar la demanda?
En teoría sí pero en la práctica no. En nuestra experiencia en el orden jurisdiccional contencioso-administrativo no existe el principio rogatorio. Los tribunales defienden al Estado cuando no lo hace el abogado del Estado. Aplican el “principio de legalidad” y defienden a la administración como ningún juez civil defendería a una parte que ha sido negligente en la contestación de la demanda.

Los problemas de litigar con la Agencia Tributaria

Share This